La comunidad del trail más off road estaba esperando estos dos modelos como agua de mayo. Dos apuestas de firmas cañeras que invierten mucho dinero en su departamento de competición de rally. Sin embargo, las nuevas KTM 790 Adventure y la Ténéré 700 de Yamaha han pasado por sus presentaciones como ‘menos de lo esperado’. ¿Qué exige en realidad el cliente trail? ¿Estamos preparados para motos de 200 kg y llenarlas de barro?

Editorial #2

La KTM 790 Adventure y la Yamaha Ténéré 700 son las grandes referencias trail en este salón de Milán EICMA 2018 que finaliza el domingo. Dos monturas que levantaron una gran expectación desde hace unos tres años, cuando ambas marcas, ‘atendieron’ las necesidades del consumidor trail. De esta forma, todos los vídeos teaser, fotos espía y demás acciones de mercadotecnia de las marcas austriaca y japonesa levantaron una expectación no recordada en otros modelos de dual-sport.

¿Motos off road o SUV de dos ruedas?

Es difícil, imposible, analizar una moto sin probarla, solo tras ver un diseño que no es definitivo en un salón internacional. No obstante, las marcas siempre utilizan partidas de otros modelos para crear nuevas motocicletas. En este sentido, ambas motos han basado su desarrollo en motores de asfalto pero adaptados a las necesidades del campo.

Bicilíndrico en línea igual a menos inercias

Si algo tenían los departamentos de desarrollo claro, era el tipo de motor. Un bicilíndrico en línea como el CP2 de las Tracer o MT es correcto, dulzón, progresivo aunque el centro de las masas es elevado. En este sentido, Yamaha ha puesto un depósito de gran volumen encima de la motorización. Por el contrario, la firma europea utiliza el 799 cc de la Duke pero ha diseñado un depósito que atrapa el combustible en una altura muy baja. Así, se consigue una trail más estable y pegada al piso.

En cuanto al caballaje, una moto de enduro potente cuenta con unos 40 ó 50 CV… Sí, también pesa casi 90 kilos menos que estas dos nuevas trail. Pero, sinceramente, ¿cuánta potencia es necesaria para ir a buen ritmo por el campo? La Yamaha trae 72 CV y la KTM 95 (10 menos que la misma motorización en la Duke).

Parte ciclo: realismo superior a 200 kg y horquilla…

La comunidad trail esperaba una ‘off roader’ en torno a 180 kg. Así, ninguna de las dos monturas bajará de 200 kg con el depósito lleno. Son alrededor de 30 kilos menos que una maxi-trail, pero después habría que probar en orden de marcha…

La Ténéré 700 y la 790 Adventure montan horquilla de 43 mm de diámetro y unos 210 mm de recorrido, salvo la versión 790 Adventure R que trae la WP Xplor de 48 mm y 240 mm, respectivamente. Por tanto, es una suspensión delantera débil para el campo. En el caso de la Xplor de 48, en las motos de enduro funciona bien pero se entiende que los settings son diferentes para esta trail off road.

Por último, en cuanto a la parte ciclo, el esqueleto es lo menos conocido. Ambas marcas han construido una moto partiendo del motor pero adaptando la conducción a las exigencias del consumidor off road. Yamaha fiel a su estilo japonés, ha utilizado un chasis de doble cuna y KTM, también sin mucha variación, monta un esqueleto multitubular.

La estética depende del gusto del consumidor y ese gusto tendrá mucho que ver con el precio… Ninguna de las dos marcas ha sacado a relucir la cantidad que el cliente deberá poner encima de la mesa. ¡Esa es otra guerra! Por lo que parece, si la 790 Adventure R viene de serie con las piezas extra que aparecen en el EICMA, estaríamos ante una moto ‘premium’. Por otro lado, la versión normal y la Ténéré 700 no deberían superar los precios de las primeras maxi-trail como el de las Triumph Tiger, que son las más económicas en este sentido (11.100€ la Tiger 800 XC de base).

¿Era lo que esperaba el consumidor?

Las marcas ‘han escuchado’ las exigencias pero se alejan de la realidad (a falta de ser probadas, repetimos). Tienen toques ‘aventura’ como la distancia al suelo, el embrague de cable que es más sencillo de reparar, las estriberas dentadas, las rodillas sujetan bien la parte central del chasis, el escape viene más o menos protegido o alto, el manillar es de estilo off road… Y existen otras características como las aletas delanteras: el guardabarros de la Yamaha es bajo pero regulable y el de la Adventure R es alto.

Por otro lado, la Yamaha Ténéré 700 –sin la confirmación oficial- podría producirse en Francia y la KTM 790 Adventure, se construirá en China a partir de la segunda serie.

A la pregunta, ambas motos son, sin duda, las más ‘cañeras’ de su especie pero las expectativas del trailero se basarán en el precio.

 

5 COMENTARIOS

Comments are closed.