Andorra tiene tres grandes parques naturales que merece la pena conocer. Durante todo el año, el ‘país de los Pirineos’ ofrece multitud de actividades para disfrutar en familia. Además, es un lugar para disfrutar de la moto de aventura, sobre todo en verano.

El principado de Andorra ofrece multitud de opciones durante todas las estaciones del año. En invierno es el paraíso para realizar cualquier deporte de nieve. En primavera y en verano existen gran variedad de rutas de montaña para realizar por maravillosos paisajes. Estos son algunos parques naturales que no te puedes perder si vas a Andorra.

El Valle del Madriu – Perafita –Claror

Este parque natural cubre el 10% del territorio andorrano y se encuentra en las parroquias de Andorra la Vella, Escaldes –Engordany, Sant Julià de Lòria y Encamp. Sus más de 4.200 hectáreas repletas de la flora y fauna típicas de la zona le han hecho convertirse en Patrimonio de la Humanidad. Esta zona es de origen glacial y en ella también es posible encontrar bordas, orris y una cultura ganadera propia del parque.

El Parque Natural Comunal de los Valles del Comapedrosa
Este parque de más de 1.500 hectáreas alberga en su interior el pico más alto de Andorra, el de Comapedrosa, situado a 2.942 metros de altitud. Si te animas a subir a la cima más alta del Principado, te recomendamos que lo hagas desde finales de mayo a octubre. Una vez en el pico, te encontrarás en el mejor mirador del país rodeado de abundante vegetación y con unas bellas vistas panorámicas sobre el resto de los Pirineos.

El Parque Natural del Valle de Sorteny
El valle de Sorteny cuenta con más de 1.000 hectáreas de naturaleza protegida. En ella se albergan más de 700 especies de flores y plantas. Sin duda los mejores para hacer en familia si te gusta la naturaleza.

Si quieres más información a cerca de actividades, centros comerciales y hoteles en Andorra pincha aquí.