Inicio Actualidad BMW R Ninet Urban G/S Thor: la última creación de Anton Knutsson

BMW R Ninet Urban G/S Thor: la última creación de Anton Knutsson

247

La BMW R NineT Urban G/S es protagonista de una espectacular preparación de Anton Knutsson, dueño de Injustice Customs. Se trata de una casa preparadora de Suecia, que nos muestra esta creación con una gran historia detrás.

Esta BMW R Ninet Urban G/S Thor es una creación de Anton Knutsson, dueño, fundador y preparador de Injustice Customs, una casa sueca que se dedica a la preparación y personalización de motos artesanales. Thor, qué así se llama la creación, está basada en una BMW R NineT Urban G/S. ¿Sabes en qué se inspiró para realizar este modelo? Anton se inspiró para elegir esta base de un viaje realizó por los Pirineos españoles, encadenando los Alpes franceses, suizos y austriacos, hasta llegar a Suecia. ¡Qué pasada de viaje!

Para esa aventura Anton eligió una Flat-tracker, y al llegar a Suecia, aunque disfrutó muchísimo, se dio cuenta de que a la moto le hacía falta un poco de ADN más viajero y aventurero. Anton ha creado un producto que no sea tan grande como una adventure, pero que ofrezca capacidades viajeras. Respecto al diseño y acabado, Anton Knutsson ha decidido buscar el estilo ‘desert sled’.

El objetivo: una flat tracker viajera

Esta BMW R NineT Urban G/S Thor está fabricada sobre una BMW R NineT Urban G/S con el mismo chasis y el depósito de gasolina. El motivo es debido a que Anton contactó con BMW para la fabricación de una BMW personalizada con el objetivo de crear una flat-tracker viajera. Desde BMW, no dudaron en apoyar este proyecto, aunque le pidieron que no tocara la forma original del depósito ni recortara ninguna parte del chasis. Y además, la marca  sueca de suspensiones, Öhlins, también entró en la propuesta de Injustice Customs con su nueva gama de amortiguadores Öhlins Black Line.

Anton Knutsson afirmó:’No estoy muy en el mundillo de las motos adventure y tampoco he sido muy seguidor de las motos grandes. Y esta moto será una moto que me ofrezca el atractivo de querer conducirla siempre’

Después Anton se puso a esbozar sus primeros diseños, que cumplirían la indispensable premisa de que tuviese gran distancia al suelo, una potente iluminación y una suspensión y ciclo de mucha calidad. El objetivo es que está trail pueda enfrentarse a los terrenos más adversos que le puedan surgir al piloto en sus aventuras.

Por ello Anton Knutsson ha instalado unos amortiguadores Öhlins Blackline con una ligera modificación para alargarles el recorrido una pulgada más respecto los de serie, una horquilla invertida USD y un amortiguador de dirección. También ha instalado una pinza de freno Beringerde 4 pistones con anclaje artesanal (mantiene el ABS) y bomba de freno (y embrague) Beringer, y unos discos de freno lobulados.

El motor es el clásico bóxer de la marca bávara inalterado con sus 110 caballos. Aún así, ha añadido unos filtros de aire de alto fujo, que reemplazan el airbox y un escape específico creado por SJ Project en titanio. También ha añadido tapas de protección con tratamiento cerámico con fines de protección y estéticos.

Anton Knutsson: ‘Mi intención es que aparente ser muy compacta. La óptica frontal es grande, del mismo modo que el tanque, ligeramente fuera de la proporción de la moto, potenciando la ligereza en el resto de componentes’

En cuanto al depósito de gasolina, se ha respetado en forma y silueta, pero se ha modificado el material, siendo un depósito réplica del original en fibra de carbono fabricado por Ilmberger Carbon. Además, Anton ha añadido un detalle propio de su carrera como corredor de flat-track: un manillar Protaper.