Bultaco vuelve a pasar por malos momentos. El juez la ha declarado en concurso de acreedores. Acumula en su pasivo una deuda de 11M€, lo que la ha obligado a cesar la producción y buscar un socio inversor que permita reflotar la empresa.

El juez ha declarado en concurso de acreedores a Bultaco, con un patrimonio positivo de 1,7 millones de euros. Resurgió oficialmente en 2015 por segunda vez, pero tres años después ha tenido que entrar en concurso de acreedores por problemas de liquidez. La empresa con sede en Montmeló ya llevaba varios meses con un futuro incierto que les ha llevado, primero, a detener la producción y posteriormente a presentar un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) para la plantilla de 37 trabajadores.

Con unas cifras de ventas lejos de las estimadas (se calculaban 11.000 pero sólo se han vendido 1.250 unidades), la deuda acumulada ya llega a los 11 millones de euros, lo que les ha obligado a renegociar con los bancos para poder alargar los plazos de pago hasta 2022.

Asimismo, la situación se ha agravado además por un problema interno. Bultaco está en manos de particulares (60%) y el fondo de inversión Black Toro Capital (40%). Este último quería hacerse con el control de toda la empresa, pero los accionistas minoristas no se lo han permitido al mismo tiempo que tampoco están dispuestos a poner más dinero en la empresa.