Hyperloop lanza en Cádiz la primera estructura que tendrá uso comercial para el transporte de viajeros. Es capaz de alcanzar velocidades cercanas a 1.200 km/h. Será en Emiratos árabes donde se estrene.

Hyperloop, el tren supersónico del futuro, ya es una realidad. Y además es ‘made in Spain’.  La compañía Hyperloop Transportation Technologies (HTT) ha presentado, en la planta que Carbures tiene en El Puerto de Santa María, la primera cápsula de viajeros. Fabricada en un 90% en fibra de carbono, tiene 32 metros de largo y pesa 5 toneladas. Será capaz de albergar a un número pequeño de pasajeros para viajar en unos años a velocidades cercanas a 1.200 kilómetros por hora por un tubo al vacío sensorizado.

Capaz de recorrer 1.120 kilómetros que separan Cádiz de Barcelona sentado junto a otros pasajeros en una cápsula que viaja por el interior de un tubo transparente, ¡en apenas una hora! Suena un tanto surrealista ¿verdad?, pues será una realidad el próximo año.

Los responsables de la compañía estadounidense HTT han asegurado que iniciará sus primeras pruebas comerciales en 2019. Unirá las dos principales ciudades de Emiratos Árabes Unidos: Abu Dabi y Dubái.

Ese primer viaje llevará a bordo tecnología gaditana en su ADN, la que ha aportado al proyecto ‘Airtificial’. De esta forma, la cápsula gaditana viajará ahora al centro de investigación y desarrollo de HTT en la localidad francesa de Toulouse. Allí se culminará el proceso con la equipación tecnológica interior. Todavía falta un marco regulatorio por lo que los directivos se están reuniendo con los gobiernos de cada país para llegar a acuerdos para que Hyperloop sea una realidad cuanto antes.

Hablan los CEO de las compañías impulsoras del Hyperloop

‘Una de las grandes ventajas de esta tecnología es su bajo coste de operación’, explicaba ayer Dirk Ahlborn, CEO de HTT. ‘Sus principales características son la velocidad y la eficiencia. Lo primero es obvio, porque puede alcanzar casi la velocidad del sonido, y lo segundo radica en el consumo de energía, muy por debajo de la actual alta velocidad ferroviaria, por ejemplo’.

Rafael Contreras, presidente de Airtificial, defendió ayer las bondades de la tecnología en clave de amortización de la inversión, situada en unos 20 millones de euros por kilómetro de tubo. ‘Tenemos cifrada la recuperación de la inversión en aproximadamente ocho años. Es algo muy atractivo para los inversores’, aseguró.